CRF 250LLa nueva motocicleta que dominará el segmento de las motocicletas ON OFF de mediana cilindrada mantiene los principios básicos de la serie Off-Road CRF pero incorpora importantes novedades que la adaptan a una mayor variedad de usuarios. Ideal para uso urbano intenso y para todos los aventureros, amantes del enduro y del cross.

Diversión y funcionalidad, son los dos aspectos que caracterizan este lanzamiento de Honda que refleja la experiencia de la compañía en el mundo de las motos duales.

La CRF250L es una motocicleta con capacidades y aspecto de enduro, que se combina a la vez con una sensación de facilidad y estabilidad que resultan ideales para el manejo en el asfalto y el uso en el día a día. Una excelente opción para los que buscan dos motos en una.
Está equipada con un nuevo motor monocilíndrico de 4 tiempos y 4 válvulas, refrigerado por líquido, y con una gran economía de combustible que la posiciona entre las mejores dentro de su categoría con respecto al comportamiento ambiental. El chasis es de doble cuna de sección oval y cuenta con un basculante de aluminio. Para absorber las irregularidades del terreno, la suspensión incorporó una horquilla invertida delantera y suspensión trasera ProLink.

El concepto de dualidad se desprende también de su andar, con excelentes cualidades para terrenos irregulares por sus amortiguadores de poca precarga y mucho recorrido que facilitan el apoyo al detenerse. Su reducido peso de 145kg y la llanta delantera de 21” a la hora de mantener el equilibrio en suelos en mal estado. A su vez, las dimensiones principales incluyen una distancia entre ejes de 1.445 mm con un ángulo de inclinación de 27°35’ y un avance de 113mm que garantizan gran estabilidad.

En ciudad, la particularidad de un gran radio de giro que alcanza los 45 grados se presenta como una ventaja ideal para manejarse en espacios reducidos. También contribuyen la postura de manejo cómoda y natural y la posición de los mandos de fácil acceso, sobre todo por el pedal del cambio que se puede ajustar para el calzado normal.

Su diseño está inspirado en elementos de la gama de competición, como inyección electrónica de combustible, la centralización de masas y las proporciones triangulares, además de sus clásicos colores blanco negro y el rojo extremo que distingue a la gama CRF. También la caracterizan como una moto de enduro su asiento elevado, las suspensiones de largo recorrido, el farol y guardabarros que reflejan especial atención en el diseño, para lograr una motocicleta de aspecto potente y profesional.

Otras importantes incorporaciones están relacionadas con su equipamiento, como los ganchos de carga de equipaje instalados en cuatro puntos a ambos lados del guardabarros trasero, y la traba de dirección y de cilindro de la llave reforzada, como prevención anti-vandálica.

La incorporación de este modelo al line up de Honda está orientado en la satisfacción de aquellos que buscan un modelo ideal para el manejo diario que les permita a la vez disfrutar de la adrenalina y sensaciones de aventura que otorgan las motos utilizadas en alta competencia.