La marca japonesa inició la comercialización de la CB500F, impulsada por un motor bicilíndrico de 4 tiempos, inyección electrónica y refrigeración por agua, que desarrolla 48 CV de potencia, asociado a una caja de seis velocidades.